Tradicionalmente el cliente buscaba localizaciones céntricas con accesos fáciles, pero en los últimos años la tendencia ha cambiado, se buscan espacios amplios, rodeados de naturaleza y apartados de la civilización. Existen multitud de experiencias que por su propia naturaleza, requieren de espacios al aire libre para su organización y realización. Ese tipo de experiencias, que cada vez se demandan más, forman parte de lo que llamamos outdoor training. Y es que la naturaleza nos ofrece el mejor marco para lograr nuestro primer objetivo, que no es otro que desconectar y relajarnos.

Las experiencias al aire libre son extremadamente útiles para quienes las realizan y tremendamente interesantes para los participantes. En primer lugar se les permite la oportunidad de hacer algo especial, exclusivo y fuera de la rutina habitual. La práctica de deportes o actividades en la naturaleza es altamente beneficiosa para todos, ya que la naturaleza produce una influencia muy positiva en la motivación.

Safaris fotográficos, rutas en globo, paseos a caballo, rutas en 4X4 o Quads, senderismo o fantásticos spas con vistas al monte… son algunas de las experiencias y actividades que nunca podrías realizar en un ciudad.